RECOMENDACIONES

HIPOXIA EN ALTITUD



Fisiopatología de la hipoxia en altitud      
Las reacciones de adaptación del organismo a la altura pueden provocar, bien por exceso o por defecto, trastornos de diversa gravedad. Algunos trastornos se presentan ya durante la primera fase de exposición; vienen determinados por la propia hipoxia, o por lo inadecuado de los mecanismos de acomodación.

a) La hipoxia alveolar:
Provoca una hipertensión arterial pulmonar precapilar, que asociada al aumento del gasto cardíaco, conlleva modificaciones importantes en la hemodinámica pulmonar. La hiperventilación provoca una alcalosis respirtatoria que interferirá en la regulación de la circulación cerebral.

b) La hipoxia cerebral:
Es el origen de numerosas perturbaciones de las funciones nerviosas y neuro-endocrino centrales. Se alteran, el sueño, la vigilia y el apetito; aumenta la secreción de catecolaminas, vasopresina y péptidos natriuréticos, mientras se inhibe la de aldosterona y de la hormona de crecimiento.

Definición de edema: Hinchazón de los tejidos debido al escape de líquidos fuera de los vasos sanguíneos.

Consecuencias de la Falta de Oxígeno en el Organismo
Estos fenómenos, todavía no son bien conocidos. Determinan importantes modificaciones del metabolismo hidroelectolítico. De esta manera, en el curso de la aclimatación normal, el volúmen plasmático disminuye, pero el agua total aumenta.
El conjunto de los líquidos circulantes se desplaza de la periferia al centro, contribuyendo todavía más a la sobrecarga de la circulación pulmonar. En algunas personas mal adaptadas se presenta un desequilibrio hidroelectrolítico con retención hídrica. La tensión arterial, mínimamente alterada en reposo, se eleva con el ejercicio al cabo de algunos días de estancia en la montaña. Las arterias y las venas de la retina, testigos de la circulación cerebral, observadas en el fondo del ojo, muestran dilataciones y pueden producirse hemorragias.

El descenso de la presión higrométrica, asociada a la hiperventilación, aumenta la pérdida de agua por las vías respiratorias y favorece la deshidratación.

El aumento de los glóbulos rojos y la disminución del volúmen plasmático, agravado por la deshidratación, son responsables del aumento de la viscocidad sanguínea. Esto puede provocar trastornos en la microcirculación, favoreciendo a la aparición de trombosis y congelaciones.
- Mendoza -
Peatonal Sarmiento 231 Mendoza(5500) - Argentina.
Tel: 54-261-425-5511 / 4381166 / 438-0818 E-mail: info@cerroaconcagua.com

- Bs As -
Peatonal Reconquista 379 (Edificio Continental), piso 3 ofi; 305.
Tel: 11-43285805, 1160883534 // Celular: 11-60198052